Consumo problemático de drogas

El «consumo problemático de drogas» se define como el «consumo por inyección o habitual/a largo plazo de opiáceos, cocaína y/o anfetaminas» (8).

Gráfico 4

Estimaciones del consumo problemático de droga en algunos Estados miembros de la UE (prevalencia del año más reciente por 1 000 habitantes entre 15 y 64 años de edad)

Gráfico 4

N.B.:

Algunas de estas cifras se basan en métodos y fuentes de información diferentes, por lo que deben interpretarse con cautela (para más información, véanse los cuadros estadísticos en línea). El punto muestra el punto medio del rango, en tanto que la línea representa el rango de incertidumbre o el intervalo de confianza del 95 %. Cuanto más larga sea esta línea, más amplio será el rango de la prevalencia (no disponible en el caso de España o Irlanda). Todas las estimaciones son compatibles con la definición de consumo problemático de drogas del OEDT. La estimación sueca ha sido adaptada para ajustarse a dicha definición.

Fuentes: puntos focales nacionales a través del proyecto del OEDT: «Estimaciones de la prevalencia nacional del consumo problemático de droga en la Unión Europea, 1995–2000», CT.00.RTX.23, Lisboa, OEDT, 2003. Coordinado por el Institut für Therapieforschung, Munich.

impresión

Sin embargo, Dada la dependencia existente con respecto a los actuales métodos de estimación, la calidad y disponibilidad de datos, no siempre es posible interpretar las tendencias de manera fiable. Además, no existe un método de estimación que pueda utilizarse en todos los países de forma comparable, por lo que las comparaciones entre países deben efectuarse con cautela.

Varios países señalan que se han producido cambios en sus estimaciones, que indican aumentos del consumo problemático desde mediados de los años noventa. De los 16 países, ocho indican un aumento en las estadísticas del consumo problemático de drogas. (Alemania, España, Italia, Luxemburgo, Finlandia y Suecia) o del consumo por vía parenteral (Bélgica y Noruega) durante los años noventa, si bien el aumento notificado por Suecia a nivel nacional no se ha visto confirmado en dos estudios de carácter local) (9).

Todas las estimaciones relativas al consumo problemático de drogas se sitúan entre dos y diez casos por 1.000 personas de edades comprendidas entre los 15 y los 64 años (utilizando los puntos medios de las estimaciones). Las tasas más altas son las de Italia, Luxemburgo, Portugal y Reino Unido (6–10 por 1.000 habitantes de entre 15 y 64 años). Las tasas más bajas corresponden a Alemania, Países Bajos y Austria, países que presentan aproximadamente tres consumidores problemáticos de drogas por cada 1.000 habitantes de edades comprendidas entre los 15 y los 64 años. No se dispone de datos sobre Bélgica y Noruega (Gráfico 4).

En Finlandia y Suecia, la mayoría de los consumidores problemáticos de drogas consumen anfetaminas como droga principal (entre el 70 % y el 80 % en Finlandia en 1999 según las estimaciones). Sucede lo contrario en otros países, donde los consumidores problemáticos de drogas son fundamentalmente consumidores de opiáceos en primer lugar (y con frecuencia consumen varios tipos de droga). En España, la cocaína se ha convertido en un importante factor en los problemas de drogodependencia (datos sobre tratamiento y emergencias), extremo que se ha visto confirmado por estimaciones de prevalencia recientes. Algunos países (Alemania y Países Bajos) indican que existe una elevada prevalencia de crack entre los consumidores problemáticos de drogas, si bien predomina en las grandes ciudades y entre los consumidores de opiáceos primarios.



Gráfico 6

Tendencias del consumo de drogas por vía parenteral en los Estados miembros de la UE, 1990–2001 (porcentaje de consumidores actuales por vía parenteral entre los consumidores de heroína en tratamiento)

item Dinamarca | item Grecia | item España | item Francia (2) | item Irlanda | item Italia (1) | item Luxemburgo | item Países Bajos | item Portugal | item Finlandia | item Suecia | item Reino Unido

N.B.:

(1) Italia: datos del cuadro standard 04 (2002).

(2) No se dispone de datos sobre Francia en 1998; las cifras son resultado de una interpolación.

Los datos representan varios millares de casos por país y año, y en la mayoría de los países comprenden casi todos los casos tratados a nivel nacional.

Fuentes: puntos focales nacionales a través del proyecto del OEDT: «Indicador de la demanda de tratamiento».

impresión

Se proporcionan estimaciones por separado para el consumo de drogas por vía parenteral, una subcategoría de todo consumo problemático de drogas. Estas estimaciones se basan en métodos multiplicadores que utilizan datos sobre mortalidad y las tasas de infección por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) o hepatitis C (VHC). Dado que es difícil distinguir las tasas de consumo actual por vía parenteral (que probablemente es el más representado en las estimaciones basadas en la mortalidad) y el consumo por vía parenteral en algún momento de la vida (a partir de las estimaciones de VIH/VHC), resulta difícil realizar comparaciones entre estas estimaciones. Las estimaciones relativas al consumo de drogas por vía parenteral se sitúan, por lo general, entre dos y cinco casos por 1.000 habitantes de edades comprendidas entre los 15 y los 64 años (no se dispone de información en el caso de cinco Estados miembros). La estimación correspondiente a Luxemburgo es superior, alcanzando casi seis casos por 1000 habitantes. Las estimaciones del consumo de drogas por vía parenteral indican la población que corre el riesgo de padecer problemas graves de salud o de sufrir una muerte relacionada con la droga (Gráfico 5).

Un análisis del porcentaje de consumidores por vía parenteral entre los consumidores de heroína en tratamiento indica que la prevalencia del consumo de drogas por vía parenteral presenta diferencias considerables entre un país y otro, y que existen distintas tendencias a lo largo del tiempo (Gráfico 6). En algunos países, el consumo de drogas por vía parenteral parece reducido (Portugal, Países Bajos), mientras que en otros el nivel de consumo por vía parenteral entre los consumidores de heroína en tratamiento es sumamente elevado (Grecia, Luxemburgo). En casi todos los países, el consumo de drogas por vía parenteral entre los consumidores de heroína sometidos a tratamiento parece haber disminuido durante los años noventa, si bien los datos de algunos países indican que recientemente se han producido aumentos desde 1996 en adelante (Irlanda, Finlandia) que, de confirmarse, resultarían preocupantes y exigirían la adopción de medidas. Los datos correspondientes al Reino Unido señalan que el consumo de heroína por vía parenteral dejó de disminuir entre los consumidores en tratamiento aproximadamente en 1996. En el Reino Unido, la proporción de usuarios por vía parenteral disminuyó hasta 1996, pero aumento al año siguiente y desde entonces se ha mantenido estable.

Los mismos datos sobre los porcentajes actuales de consumo de droga por vía parenteral entre los consumidores de opiáceos sometidos a tratamiento, comparados con las cifras absolutas estimadas de consumidores problemáticos de drogas (véase el Cuadro Estadístico 4), indican que aproximadamente el 60 % de los consumidores problemáticos en la UE son consumidores por vía parenteral, si bien existen grandes diferencias entre países (que no se muestran). Si la tasa de consumo problemático de drogas en la totalidad de la UE se sitúa entre 4 y 6 casos por 1.000 habitantes de edades comprendidas entre los 15 y los 64 años, esta tasa implica la existencia de entre 1 y 1,5 millones de consumidores problemáticos de drogas, de los cuales entre 600 000–900 000 son consumidores por vía parenteral.


(8) Para más detalles, véase el Recuadro 2 OL: Definición y métodos utilizados para calcular el consumo problemático de drogas.

(9) Véase el Recuadro 3 OL: Tendencias y pautas del consumo problemático de drogas por países.