Factores de riesgo

En la sangre de la mayoría de las víctimas de muerte por sobredosis de sustancias ilegales se observan opiáceos, si bien las concentraciones detectadas en los estudios toxicológicos varían ampliamente, y con mucha frecuencia también están presentes otras sustancias (Gráfico 13 OL) (30).



Se conocen varios factores de riesgo relacionados con la sobredosis por opiáceos: la administración por vía parenteral, el consumo simultáneo de otras sustancias depresoras (por ejemplo, alcohol o benzodiazepinas), la pérdida de tolerancia tras un período de abstinencia (por ejemplo, tras salir de prisión o tras recibir el alta en un programa de tratamiento), el consumo por vía parenteral en lugares públicos (que puede asociarse al consumo de drogas), un largo historial de dependencia de los opiáceos, la edad avanzada (quizá como resultado de enfermedades hepáticas o respiratorias concomitantes), y posiblemente cambios imprevistos en la pureza (aunque los estudios en la materia presentan resultados divergentes). Además, la mayoría de las sobredosis por opiáceos ocurren en presencia de otros consumidores y, como generalmente la muerte no se produce de forma inmediata, hay tiempo para una intervención. Desgraciadamente, las personas presentes a menudo no son capaces de ayudar o no están dispuestos a ello debido a su falta de conocimientos o al temor de una intervención policial.

El hecho de que los factores de riesgo sean bien conocidos y de que la muerte no sea inmediata debería significar que es posible evitar una parte significativa de las sobredosis de droga, o al menos evitar un resultado mortal en muchos casos, y destaca la necesidad de llevar a cabo las intervenciones adecuadas, sobre todo en el caso de los consumidores de drogas por vía parenteral de más edad y aquellos que han perdido tolerancia tras un período de abstinencia relativa.


(30) Véase el Cuadro estadístico 25: Resumen de las características de los fallecidos por muerte por reacción aguda con drogas en los países de la UE.