Un amplio espectro de necesidades y respuestas

Uno de los principales objetivos de la estrategia de la UE contra el consumo abusivo de drogas y alcohol consiste en llevar a cabo las intervenciones adecuadas para lograr los resultados más efectivos. Las estrategias de intervención se concentran primordialmente en cinco amplios grupos de destinatarios en ocasiones coincidentes: 1) jóvenes en edad escolar; 2) jóvenes consumidores de drogas con fines experimentales y recreativos; 3) jóvenes en zonas socialmente desfavorecidas; 4) jóvenes delincuentes, y 5) jóvenes con necesidad de recibir un tratamiento por drogodependencia (Gráfico 53 OL).



Jóvenes en edad escolar

La prevención escolar es una respuesta muy extendida para este grupo de destinatarios. Para más información, véase el capítulo “Prevención

En el ámbito de las políticas escolares, varios Estados miembros han adoptado recomendaciones sobre la forma en que se debe reaccionar ante incidentes con drogas y escolares consumidores de drogas. En Francia, estas políticas se concentran en los «Puntos de referencia para la prevención de la conducta de riesgo en las escuelas» y en resolver los problemas mediante asesoramiento selectivo. Asimismo se hace hincapié en la formación profesional del personal docente a fin atajar la conducta desviada de los jóvenes. En Austria y Alemania, los Programas PASO a PASO (STEP-by-STEP) (97) ayudan a los maestros de escuela a identificar a los alumnos consumidores de drogas y a llevar a cabo las intervenciones correspondientes. En Noruega se ha publicado un manual a tal efecto.

El Servicio de Asesoramiento para la Prevención del Consumo de Drogas del Reino Unido ha llevado a cabo la evaluación de un programa de prevención del consumo de drogas destinado a los jóvenes excluidos de la escuela y ha llegado a la conclusión de que dichos programas son necesarios, pero que los períodos breves de educación sobre las drogas no resultan adecuados. Numerosos jóvenes a los que iba dirigido este programa ya consumían drogas, lo que implica que los programas deben aplicarse a una edad más temprana, y deberían señalar y abordar con claridad los problemas. El nuevo Marco Nacional para la Prevención de Portugal prevé una dotación de 400.000 euros para planes de estudio escolares alternativos y formación profesional precoz para quienes abandonan la escuela antes de tiempo. Casi todas las Comunidades Autónomas españolas cuentan con dichos programas. En Grecia, las intervenciones tempranas se dirigen a consumidores adolescentes de drogas y a sus familias (terapia familiar), además de a adolescetes que tienen problemas legales.

Jóvenes consumidores de drogas con fines experimentales y recreativos en la sociedad

Cada vez se conocen mejor los daños que pueden causar el consumo de alcohol y de drogas ilegales en la vida de una parte pequeña, pero significativa, de la población joven. Uno de los principales grupos de destinatarios para una actuación eficaz en materia de drogas son los grupos vulnerables de jóvenes que consumen alcohol y experimentan con drogas con fines recreativos y que desconocen o son incapaces de controlar los riesgos relacionados con sus pautas de consumo (sobredosis, accidentes, conductas delictivas, violencia, pérdida de la capacidad para estudiar o trabajar, infecciones de transmisión sexual, daños a largo plazo al hígado o cerebro, etc.) (Boys et al., 1999; Parker y Egginton, 2002). El cambio en las pautas de consumo de alcohol y drogas para fines recreativos es motivo de una creciente preocupación en la UE, en particular por sus riesgos para la salud de las mujeres. Al parecer, los locales recreativos, como bares, discotecas, clubes deportivos y juveniles, constituyen un entorno que se presta a la prevención del consumo de drogas, ya que permiten entrar en contacto con un gran número de jóvenes, muchos de los cuales consumen drogas o corren peligro de hacerlo (Gráfico 54 OL). Existe una urgente necesidad de reunir documentación metodológica y de llevar a cabo una evaluación exhaustiva de las intervenciones en este entorno.



En 2001, al menos un 30% de los departamentos franceses adoptó medidas preventivas o prestó primeros auxilios en acontecimientos relacionados con la música dance. En uno de los distritos sanitarios de Irlanda, el personal de los clubes nocturnos y quienes asisten a éstos son el objetivo del proyecto «The sound decisions» (Las decisiones acertadas). Sin embargo, en Luxemburgo no existe un marco jurídico que regule la intervención de los organismos responsables de la lucha contra la droga en los clubes nocturnos.

En los Países Bajos se imparten cursos destinados a personal de formación en materia de primeros auxilios en caso de incidente con drogas en entornos recreativos.

La iniciativa neerlandesa «Salir y drogas» contempla intervenciones en distintos entornos no escolares, en los que los jóvenes consumen drogas, como coffee shops, discotecas, fiestas y clubes, y en lugares donde se organizan eventos musicales multitudinarios.

Varios proyectos están dirigidos a consumidores de drogas pertenecientes al ambiente musical a fin de reducir los riesgos de consumir drogas legales e ilegales. En ocasiones, el personal de estos proyectos se desplaza a diversos eventos en una caravana, para ofrecer asesoramiento informal en un ambiente tranquilo. Las líneas telefónicas de atención o los sitios web pueden ser otras de sus características.

Se han elaborado una sinopsis y análisis de ejemplos de prevención en entornos festivos sobre los proyectos del Intercambio sobre Actividades de Reducción de la Demanda de Drogas (Exchange on Drug Demand Reduction Action, EDDRA). En una serie de cuadros en línea se ofrece una sinopsis de los proyectos y políticas en curso (Cuadro 16 OL, Cuadro 17 OL y Cuadro 18 OL).



Según un estudio reciente financiado por la Comisión, los servicios específicos de asesoramiento sobre el terreno y el análisis de pastillas sobre el terreno en eventos rave constituyen un modo eficaz para llegar a aquellos jóvenes que, a pesar de consumir drogas periódicamente, no se consideran consumidores de drogas, por lo que no se pondrían en contacto con los servicios establecidos de ayuda para drogodependientes. Este estudio ha puesto de manifiesto igualmente que el análisis de pastillas no va en contra de las intervenciones de prevención basadas en la abstinencia. En Austria y España, estos servicios se han ampliado, en tanto que en los Países Bajos se limitan a servicios con un alto nivel de precisión metodológica.

En otra serie de intervenciones participan compañeros, grupos de autoayuda y alternativas al consumo de drogas, como la información y la ayuda psicosocial, así como la participación en actividades culturales o deportivas (por ejemplo, campamentos de verano en Grecia). Desde hace varios años existen en toda España programas alternativos de ocio.

En Noruega, Suecia y Dinamarca «Los cuervos nocturnos» son grupos voluntarios de adultos que patrullan las calles del centro de la ciudad durante las noches del fin de semana. Su misión es dejarse ver y estar a disposición de los jóvenes. Con su presencia se intenta reducir la probabilidad de que haya violencia y daños.

Jóvenes de barrios socialmente desfavorecidos

La Comisión de Drogas sueca realizó un estudio sobre las investigaciones en materia de respuestas preventivas (Narkotikakommissionen, 2000) y llegó a la conclusión de que se necesitan tres tipos de iniciativas: iniciativas concretas dirigidas a las personas más pobres; iniciativas generales para mejorar la salud pública, e iniciativas encaminadas a ayudar a las familias vulnerables.

Irlanda, Portugal y Reino Unido son los únicos Estados miembros que identifican las zonas particulares a fin de ofrecer programas especializados en ellas. El Fondo de Servicios e Instalaciones para Jóvenes de Irlanda (Young People's Facilities and Services Fund, YPFSF) pretende atraer a los jóvenes «de riesgo» de las zonas desfavorecidas hacia instalaciones y actividades que los alejen de los peligros que representa el consumo de drogas. En el Reino Unido, la organización Positive Futures opera en 57 zonas desfavorecidas para alejar a los jóvenes vulnerables de las drogas y la delincuencia mediante el deporte. Los primeros resultados son alentadores, pues muestran una reducción de las actividades delictivas y del absentismo escolar, así como un aumento de la sensibilidad hacia este problema en la sociedad. Las Zonas de Acción Sanitaria (Health Action Zones – HAZ) son asociaciones de diversos organismos situadas en algunas de las zonas más desfavorecidas de Inglaterra, y su finalidad es poner fin a las desigualdades en materia de salud mediante programas de modernización de la atención sanitaria y social para cubrir a un amplio espectro de jóvenes vulnerables que consideran corren el riesgo de consumir drogas (130 proyectos e iniciativas en las 26 HAZ). «Connexions» es un servicio de ayuda y asesoramiento británico para los jóvenes de 13 a 19 años de edad que identifica a los jóvenes de riesgo y los envía a servicios especializados en drogas. En 2002 operaban 27 asociaciones y se espera que en 2003 se creen otras 20.

En el Reino Unido todos los Drug Action Teams (DATs) llevaron a cabo una evaluación de las necesidades de los jóvenes en 2001 y se les ha pedido, en virtud de los Planes de Prevención del Abuso de Sustancias por los Jóvenes (Young People Substance Misuses Plans, YPSMPS), que planifiquen servicios para jóvenes, desde los servicios de prevención universal hasta los servicios de tratamiento por abuso de sustancias, basados en las necesidades locales.

En Austria, los centros móviles dirigidos a los jóvenes en la calle trabajan en estrecha colaboración con otras organizaciones de ayuda para prestar asistencia a los adolescentes y adultos jóvenes consumidores de drogas en una fase temprana. Está previsto que la cobertura geográfica de estos centros aumente en el futuro (98).

En Finlandia, los cafés juveniles Walkers ofrecen intervenciones precoces y actualmente operan en 24 localidades. Los grupos voluntarios de adultos con la formación correspondiente, asistidos por profesionales del ámbito del trabajo con jóvenes, desempeñan un importante papel. Se intenta que los cafés juveniles se conviertan en lugares de reunión seguros. De forma similar, en un distrito sanitario de Irlanda, funciona un Café de Asesoramiento Sanitario (Irish Health Advice Café) que pretende ofrecer servicios combinados de prevención y de acceso a la sanidad para jóvenes.

En Noruega, los principales municipios cuentan con servicios de acercamiento. Entre sus objetivos se encuentran diversas intervenciones preventivas dirigidas a niños de mayor edad y jóvenes, así como el asesoramiento y el envío a servicios de asistencia y tratamiento.

Jóvenes delincuentes

Algunos Estados miembros ofrecen programas selectivos de asistencia, formación y acercamiento para jóvenes de riesgo, como los delincuentes juveniles. Uno de los principales resultados de estas iniciativas ha sido la reducción del número de jóvenes que reciben penas de prisión.

Estas intervenciones ofrecen alternativas a las estrategias policiales y penitenciarias, con el fin de reducir o evitar que los jóvenes caigan en la vida delictiva, con consecuencias irreversibles. En el Reino Unido, los Equipos de Jóvenes Delincuentes (Youth Offending Teams – YOT) cuentan con trabajadores sociales especializados en drogas y, en su caso, ofrecen intervenciones para evitar que continúe el consumo. El proyecto Solidaridad Juvenil de MSF en Luxemburgo funciona de modo similar en cooperación directa con los magistrados de los tribunales de menores y los organismos policiales competentes.

El proyecto FRED en Alemania realiza intervenciones precoces con consumidores de reciente iniciación a las drogas. Los proyectos policiales finlandeses funcionan con los mismos principios.

Jóvenes con necesidad de tratamiento

La demanda de tratamiento para la drogodependencia constituye un indicador significativo de ésta y una necesidad urgente. En 2001 los jóvenes de la UE menores de 20 años representaban apenas un 10 % de la demanda notificada de tratamiento especializado en drogodependencia. Más de la mitad de estos jóvenes recibía tratamiento por consumo de cánnabis como droga principal. Casi una cuarta parte de ellos recibía tratamiento por problemas con opiáceos, y el resto se dividía por partes iguales entre tratamientos por consumo de cocaína y de otras drogas estimulantes. No obstante, existen variaciones entre un país y otro, por ejemplo, en Irlanda recibe tratamiento un porcentaje de jóvenes superior a cualquier otro país de la UE. El tratamiento para los menores de 18 años se ve complicado por los problemas que plantea el consentimiento de los padres y las preocupaciones que despierta la prescripción de drogas de sustitución ante la falta de estudios adecuados sobre los efectos de dichas drogas en este grupo de edad. La mayoría de los jóvenes en tratamiento que tiene graves problemas con las drogas asiste a entornos ordinarios de terapia.

Algunos países han desarrollado servicios de tratamiento especializado. Por ejemplo, en los Países Bajos existe una pequeña clínica destinada a los jóvenes de 13 a 18 años de edad. En Finlandia se hace especial hincapié en un espectro de tratamiento psicosocial sostenido e intenso con el tratamiento institucional necesario. Según la información correspondiente a 1999 existían seis unidades para jóvenes consumidores de drogas, con un total de 40 camas. Además, en los reformatorios juveniles existían tres unidades especializadas en tratamiento de la drogodependencia, con un total de 23 camas. En Luxemburgo existe un único centro especializado, y un 43 % de sus pacientes es menor de 16 años. En Grecia, las intervenciones precoces van dirigidas a los adolescentes consumidores de drogas y a sus familias (terapia familiar), así como a los adolescentes con problemas con la justicia.

En Suecia, los jóvenes de 12 a 21 años de edad con graves problemas psicosociales, a menudo asociados con elementos de conducta delictiva y consumo de sustancias psicoactivas, pueden ser confiados alcuidado de instituciones sin su consentimiento. Entre los métodos de tratamiento utilizados se encuentran la terapia de entorno, la terapia funcional familiar, la terapia cognitiva conductista y, para el consumo de drogas, el método de 12 fases. En lugar de ser enviados a prisión, los jóvenes ingresan en tratamientos cerrados institucionales para jóvenes, con arreglo a la Ley de atención a los jóvenes (Disposiciones especiales). Para más información, véase el capítulo “Respuestas de tratamiento”.


(97)  Véase EDDRA.

(98) Véase Auftrieb.